Esta usted en:

Fiestas


Se tiene la costumbre desde antiguo en Peal de Becerro de celebrar el día de la Candelaria -el 2 de febrero-, fiesta de raíz religiosa en la que se conmemora la presentación de Jesús niño en el Templo de Jerusalén, así como la purificación de María. Ello ha dado lugar en Peal a una curiosa tradición como es la de ensartar en un lazo un ramillete de roscos de aceite -llamados de la Candelaria- con los cuales, hasta no hace mucho, acudían los niños a la iglesia portándolos en unos cestillos que eran adornados con hierbas aromáticas del campo. Hoy en día se siguen haciendo figuritas de masa que son decoradas con bolitas anisadas de colores y que evocan las tórtolas -las pajaritas- que ofreció María en el templo.

De la festividad de San Antón sólo se conserva la tradición del encendido de hogueras en su víspera, quedando en el recuerdo la costumbre de que los niños hicieran sonar cencerros de todos los tamaños junto a las hogueras. Con la intención de animar a los niños en su cometido sonoro, y a modo también de acción de gracias al santo protector de los animales domésticos, desde las ventanas, a su paso, se les arrojaban algunas chucherías de la época tales como higos secos y bellotas.

El 25 de marzo se celebra una fiesta en honor de la patrona Nuestra Señora de la Encarnación, de la que cuenta la tradición que en el cerro llamado del Atalayón se encontraba arando un labriego, cuando apreció que la reja del arado golpeaba una campana que allí había enterrada, quedando enganchada en el apero. Al sacarla de la tierra comprobó que en su interior había una imagen de la Virgen. Enterados los vecinos de la villa de tan prodigioso hallazgo decidieron erigir una ermita en aquel lugar, siendo inútil tal pretensión pues tantas veces como lo intentaron, las paredes ya construidas se derrumbaban, así hasta que hundida la obra por tercera vez, e interpretándose tal hecho como el deseo de la Virgen de recibir culto en la villa, decidieron trasladar la imagen hasta el templo parroquial, donde quedó ubicada definitivamente. Del 17 al 21 de agosto, y bajo la misma advocación mariana, los pealeños celebran la feria, con multitud de actos lúdicos y festivos entre los que no falta la costumbre de que los mozos corran vaquillas.

El último domingo de abril tiene lugar en la pedanía de Toya una romería dedicada a San Marcos, en el transcurso de la cual, como en un ancestral ritual de purificación, el santo protector de los campos y los ganados, que porta en uno de sus brazos unas roscas de grandes dimensiones, es mojado en el río entre los vivas de los presentes y el regocijo popular. Una vez concluido el rito purificador y a los sones del himno a San Marcos que compusiera el maestro Sapena, la comitiva se dirige de nuevo hacia las inmediaciones de la "fuente de la pioja", donde a escasos metros se encuentra la ermita del santo, construida en los comienzos del siglo XX por el propietario de la finca "Los Arrendadores" para que los agricultores de la misma pudieran cumplir con el precepto dominical, adscribiéndose con posterioridad a la parroquia de Peal.

Galería de imágenes




Ayuntamiento de Peal de Becerro

Información Legal | Accesibilidad